Blogia
M O Q A W A M A

Eurasia Islam

Romance de Abedelazis

Un militar del ejército nacional conversa con un miembro de las tropas regulares marroquíes durante la Guerra Civil española 
                

No llores, Abedelazis;
no llores, que vas a España.
Que el fusil te lo da Franco
y en el fusil su palabra;
está el jardín del Profeta
al otro lado del agua.
—Ya están girando las hélices
ya en el avión te embarcas,
ya vuela sobre las nubes
la flor morena de Africa.
—¿De quién son esos tejados
y esta huerta regalada?
—Esos tejados, buen moro,
son la ciudad de Granada.
Sus ojos mirando al suelo
se le llenaban de lágrimas
Los regulares de Ceuta
llevaban pardas chilabas.
—¿Dónde esta Córdoba, amigo?
¡Mi Córdoba entre naranjas!
-Los rojos la están cercando,
casi la tienen ganada.
¿Por qué no vuela este pájaro?
¿Por qué no mueve las alas?
(Bajo los roncos motores
sonaban tenues campanas. )
Que llegaban a Sevilla
jazmín y remo, en el agua
barcos del Guadalquivir,
el limonar del Alcázar
y en los turbantes, la sombra
antigua de la Giralda.
¿Harás el té en las trincheras,
Abedelzais, por España?
Platerillo de Tetuán
babuchero de sus plazas,
el que vendió las ajorcas
desde Arcila a Casablanca
y en Fez, no estudió el Corán
porque pertenece a Francia.
Se que caerás una noche,
y Alá sabe en qué batalla.
No sé si será en Toledo
o en Oviedo la cercada
o te helará con la luna
la Ciudá-Universitaria.
Pero sé que está tu sangre,
defendiendo a mis campanas,
mis libros de El Escorial
y mis custodias labradas.
Que al otro lado del monte
los hombres sin Dios te aguardan,
con tanques de oro judío
y cien banderas de Asia.
Si mueres, Abedelazis,
sobre los surcos de España,
no el Zoco-Chico de Tánger
celebrará tus hazañas,
ni el domador de serpientes
cantará sólo tu fama.
Los poetas de Castilla
te dirán en lengua brava:
"También tienes tu lucero,
español de piel tostada."

de AGUSTÍN DE FOXÁ

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

Aniversario de la Revolución Islámica de Irán

Miles de seguidores celebran el 31 aniversario de la Revolución iraní

Hoy jueves 11 de febrero es el aniversario de la victoria de la Revolución Islámica en Irán. 31 años atrás, el 11 de febrero de 1979, Irán pasó uno de los más históricos y determinantes días y bajo el liderazgo del Imam Jomeini y gracias al sacrificio de su pueblo revolucionario musulmán acabó con la época negra de Tirania del Sha.

 Felicitamos el aniversario de la victoria de la Revolución Gloriosa Islámica a todos los Patriotas de Irán y del mundo.

 

BEN MIZZIAN

 



Caballero moruno,
Al servicio del cristiano,
Cabalga Ben Mizzian,
Por el suelo hispano,


¡ El moro, el moro !
Gritan los rojos aterrados,
La orina de sus pantalones,
Ya se ha apoderado,


Con el gorrito colorado,
Llega el general,
Guerra a los sin Dios,
Bien sabe ofrendar,


La salvaje Revolución,
Está asolando España,
Mas un adalid moro,
Combate tal desgracia,


La tetuaní mezquita,
Han querido bombardear;
A la república no dará tregua,
El bravo Ben Mizzian,


Con sus héroes norteafricanos,
De los regulares avanza,
Sus alfanjes contra el ateísmo,
En un ejército entusiasta,


" Allah, al Watan ! ", grita el buen Mohamed,
Contra las impías hordas,
Sirviendo con lealtad,
A las rojigualdas tropas,


Luchando con el general Franco,
Como la rauda guardia mora,
¿ Los últimos días de heroísmo,
Que vivió la tierra española ?


Rojos y progres variados,
Que ahora llamáis al islam,
Recordad cómo los musulmanes,
Bien os hicieron temblar,


En aquel alzamiento florido,
Ben Mizzian brilló con luz propia,
Para ustedes el dinero y la mentira,
Para él la justa gloria.

Fuente

Erste Weltkrieg - Deutsches Reich, Österreich-Ungarn, Türkisches Reich

 

Carteles de propaganda de la I Guerra Mundial.

 Fuente:

http://tarihvemedeniyet.org/2009/08/1-dunya-savasinda-turk-alman-propanda-afisleri

 

Eurasia-Islam: alternativa revolucionaria al sistema

 

Maurizio Lattanzio

El presente texto es una traducción extractada de la ponencia central defendida por nuestro habitual colaborador italiano, Maurizio Lattanzio,en el curso de un congreso político celebrado en 1994. En él se dibujan las líneas fundamentales del proyecto político-cultural "Eurasia-Islam", basado en la centralidad geopolítica, militar y espiritual de la República Islámica de Irán, y concebido como herramienta de combate para la aniquilación del Sistema judeomundialista en su fase actual de desarrollo.

 

El Islam es una forma tradicional legítima y ortodoxa que permite, en el actual crepúsculo del ciclo cósmico y en conformidad con las respectivas ecuaciones personales y comunitarias, tanto a los individuos como a los pueblos, la participación espiritual en la dimensión intemporal de la Tradición Única.

Sobre el plano específicamente político, el Islam expresa valores tradicionales que se han "actualizado" en el marco de regímenes revolucionarios nacionalpopulares. Estos, desde 1945 hasta hoy, se han enfrentado y se enfrentan, política y militarmente, a las líneas de expansión neocolonialista del poder mundialista. El Islam ha combatido contra los USA, contra Israel y, hasta ayer, contra la URSS. Porque un hecho es incontestable: el Islam cumple actualmente la función de imprescindible "polo" de referencia estratégica internacional en el ámbito de toda propuesta táctica realista de lucha nacional y popular antimundialista. No puede prescindir de él. El Islam es la guía revolucionaria de los pueblos desheredados y oprimidos del planeta frente al eje occidentalista en torno al cual se articula el proyecto hegemónico mundialista elaborado por la plutocracia judaico-masónica cosmopolita en vista a lograr la instauración de un gobierno mundial judío.

Nadie podrá negar que -tras la derrota militar de los Imperios Centrales y del Tercer Reich, y después de que Occidente haya "liquidado" al amigo-rival soviético- el eje del antagonismo planetario entre oligarquías mundialistas y fuerzas tradicionales y revolucionarias antimundialistas se ha trasladado a la línea norte/sur, en forma de "enfrentamiento" total entre Occidente e Islam. Existen -sobre el plano de las referencias espirituales, de las connotaciones éticas, de las afinidades políticas y de las tradiciones históricas- válidas condiciones objetivas que individualizan en el Islam al amigo principal de las fuerzas que se baten por la liberación de Europa de la ocupación sionista-estadounidense. De la misma manera que, por lo demás, durante la segunda guerra mundial se realizaron significativas convergencias político-militares del Islam con la guerra revolucionaria y antiplutocrática del Tercer Reich. Europa, hoy ocupada y explotada, y el Islam tradicional y revolucionario tienen los mismos enemigos: mundialismo, plutocracia judaica, imperialismo USA, Occidente neocapitalista. Y quien diga lo contrario actúa de mala fe.

De todo esto se derivan evidentes consecuencias políticas.

La guerra mundialista del petróleo, o guerra del Golfo, ha representado el acontecimiento bélico-simbólico en el cual se ha reflejado puntualmente una mutación de las dinámicas conflictivas planetarias. Nosotros afirmamos que la centelleante irrupción del evento bélico ha impuesto, por la devastadora fuerza de las cosas, el inicio de un proceso de realista y atenta revisión analítica en lo concerniente al juicio político madurado en torno al fenómeno inmigratorio extraeuropeo. De hecho, en este ámbito, es necesario fijar oportunas distinciones entre los "desarraigados" que ambicionan la integración con el Occidente - y que son, por lo demás, víctimas del Sistema- y los grupos islámicos "enraizados" en las respectivas identidades raciales, religiosas y culturales. Nosotros estamos al lado de los inmigrantes auténticamente musulmanes y de los combatientes de la Jîhad argelinos, iraníes, en nombre de una misma raza del espíritu que opera hoy como radical discriminante espiritual, ético y político. Porque, estimados camaradas, siendo cierto -y nadie lo niega- que el Sistema judaico-mundialista ha promovido y favorecido el fenómeno inmigratorio en vista a la instauración de la sociedad monoracial de masas del mestizaje cosmopolita, es igualmente verdad que, al mismo tiempo, el Sistema se ha dado cuenta de que el movimiento inmigratorio introducía dentro de la ciudadela del Occidente usurario al Islam, es decir, a su enemigo principal. Y entonces ya habéis visto todos vosotros a los responsables administrativos de los territorios coloniales europeos aprobar severas medidas legislativas destinadas a la contención de la inmigración extraeuropea, o tolerar el genocidio musulmán en Bosnia a manos de los eslavos serbios con objeto de evitar el nacimiento de un estado islámico en el corazón de Europa. Por tanto, ¿con quien deberíamos alinearnos nosotros? ¿Con Austria? ¿Con Alemania? ¿O con Noruega?....Nosotros afirmamos que la minoría cualitativamente diferenciada de los mejores hombres europeos tiene la misión de sobrevivir políticamente a la decadencia de Europa, "cabalgando" los procesos degenerativos y orientando las dinámicas tumultuarias en el sentido de la lucha contra el Occidente plutocrático. En cuanto a la mayoría cuantitativamente homologada de la masa europea, ya no constituye un patrimonio racial digno de consideración. Se la "regalamos" a los distintos "frentes nacionales"...

Por consiguiente, puesto que nosotros hacemos también -si se me "permite"...- valoraciones táctico-políticas, el Islam, comprendiendo aquí a los inmigrantes islámicos, es nuestro principal "compañero de viaje" a través de los abruptos caminos de la guerra planetaria contra el Sistema judaico-mundialista. Nosotros somos, por otra parte, favorables , allí donde se den las condiciones, a aliarnos con toda fuerza, grupo o tendencia susceptible de una integración funcional en el marco de una perspectiva de lucha revolucionaria dirigida a la "desintegración" del Occidente judeo-plutocrático.

En resumen, queridos camaradas, el antagonismo metafísico entre Islam y Occidente, introduciendo la categoría conceptual schmittiana de la oposición Amigo/Enemigo, ha impuesto, obligatoriamente, una radical elección de campo: o se está con el Islam o con Occidente. Y nosotros hemos elegido.

Eurasia es el área continental que se extiende desde el Atlántico a Vladivostok o, mejor, al mar de Okhotsk, delimitada al Sur por una "franja" natural que la separa del Pacífico y del subcontinente indio.

Esta "franja" longitudinal se llama "Tierra del Medio" y se extiende desde la península anatólica hasta la región de Corea-Primorye-Japón. Eurasia es por tanto el área situada al oeste y al norte de la "Tierra del Medio", es decir al oeste y al norte de la franja transversal que va desde el mar Egeo y desde la península anatólica hasta el mar de Okhotsk. Eurasia es el occidente geopolítico y el área histórica de desarrollo de las civilizaciones arioeuropeas céltica y helénica, romana y germánica. El subcontinente asiático o área del Pacífico, compuesto por las regiones índica, indochina-indonésica y china, constituye por contra el oriente geopolítico.

Siguiendo recurrentes movimientos "pendulares" oeste-este, desde occidente o desde oriente, Francia napoleónica o Tamerlán, el Tercer Reich, Gengis Khan o la Rusia zarista, bajo el signo del pangermanismo o del paneslavismo, del chovinismo francés o del imperialismo de las estepas, las potencias continentales de Eurasia, aun a costa de entrar en conflicto entre ellas, han pretendido la unificación imperial del área continental euroasiática. En cuanto a la actual Europa occidental, no es más que la extrema región occidental del continente euroasiático o, mejor aún, su apéndice putrefacto, terminalmente extenuada por la democracia burguesa e innoblemente degradada por la masificación consumista. En el este de Eurasia, al contrario, existen las energías vitales de comunidades racialmente íntegras, asimilables a las "hordas de fanáticos de oriente", consagradas a la destrucción de la pocilga occidental. Entonces, queridos camaradas, ¿cual es la "cuestión"?

La "cuestión" es ésta: nosotros debemos elegir, en el ámbito de Eurasia, nuestro referente geopolítico al objeto de lanzar el ataque político contra el Occidente judaico-plutocrático y mundialista. Descartada la geoeconomía mundialista, caracterizada por la soldadura entre Rusia y Alemania dentro del cuadro esquemático USA, Eurasia, Japón, previsto por la tripolaridad estratégica del proyecto mundialista elaborado por la Comisión Trilateral; nosotros, mirando a oriente, hemos elegido el Estado soberano, tradicional y revolucionario de la República Islámica de Irán. Quien no lo sienta así está de más...

La identidad geopolítica del oriente euroasiático, de hecho, consiste en dos "polos" constituidos por el Turan y por el Irán, o sea el nomadismo de las estepas (Rusia) y el sedentarismo del Sur (Irán). Hemos elegido el "polo" oriental euroasiático representado por Irán.

Ambas áreas geo-sacrales revisten significados simbólicos conformes a las exigencias de la manifestación cíclica. En la geografía sacra de las tradiciones indo-arias, Irán desempeña la misión de "puente" metahistórico entre el ciclo cósmico que tiende a su término y el Novum Saeculum que se presiente. De hecho, el Irán es considerado el "lugar de la muerte". En las tradiciones indo-arias, dentro del ámbito del año sacro, representa, sin embargo, también el "lugar de la resurrección", es decir: el lugar del renacimiento del Sol, desde la fase del ocaso hasta la de la salida. Subrayamos, por consiguiente, en palabras del escritor ruso Aleksandr Dughin: "la misión arquetípica de los territorios iránicos, considerando, por otro lado, que en un sentido racial y simbólico el Irán, desde hace ya tiempo, deviene "blanco", cosa que es indicada también por el origen mismo del nombre Irán, "el país de los Arios", imagen viva de la antiquísima región ártica hiperbórea (airyanem vaejo), que constituye el centro simbólico de Eurasia. (...)...lo que se vuelve de actualidad, sobre todo hoy, dado que en el territorio del Irán se ha iniciado, de modo efectivo (y no potencial) la Resurrección del Espíritu, tras un largo período de oscuridad, de regresión geopolítica y de letargo nacional".

Nosotros añadimos que la República islámica de Irán representa el máximo "polo" político de "atracción" para el Islam tradicional y revolucionario, para las naciones de la "Tierra del Medio" (Pakistán y Afganistán), para estados y movimientos populares africanos y medio-orientales, así como para las cinco repúblicas islámicas de la ex-URSS y para las vanguardias nacionalrevolucionarias presentes en el hemisferio enemigo del Occidente plutocrático. Esta potencialidad de "integración" revolucionaria permite a la República Islámica de Irán legitimar, sobre el plano geopolítico, el inicio de un proceso de expansión de la influencia política-religiosa en toda el área euroasiática. El espacio geopolítico islámico que gravita en torno al área de influencia iraní, constituye la "consciencia" espiritual, la forma cultural y la proyección política de una identidad geopolítica continental fuertemente arraigada hoy en la "vertiente" oriental de Eurasia. Por lo tanto, nosotros afirmamos que el Islam tradicional y revolucionario, ejemplarmente encarnado por la República Islámica de Irán, es el principal referente espiritual, político, estratégico y militar en el espacio imperial euroasiático de los pueblos indoeuropeos. Irán es la identidad política, Eurasia es el espacio geográfico.

Aquellos que lanzan equívocas acusaciones de "islamización" contra nosotros, en ausencia de alternativas creíbles (que no sean, naturalmente, las de los folklóricos nacionalistas rusos), están al lado de Occidente, como mercenarios mal pagados de la geoeconomía euroasiática-mundialista, fundada sobre la integración económica entre Rusia y Alemania y entendida como potente soporte "sustancial" de las fantasiosas rêveries imperiales euroasiáticas.


Fuente http://usuarios.lycos.es/resistencia/art9eurasia.htm 

 



 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

Introducción a Ludwig Ferdinand Clauss

 

 

Introducción a la obra de Ludwig Ferdinand Clauss (1892-1974)


Por Robert Steuckers

Nacido el 8 de febrero de 1892 en Offenburg, en la región de Taunus, el antropólogo Ludwig Ferdinand Clauss se convirtió en uno de los raciólogos e islamistas más reputados durante el período entre las dos guerras mundiales, destacando en su obra una aproximación espiritual y un análisis de las distintas componentes raciales de la población europea, por una parte, y un estudio en profundidad de la psicología beduina, después de vivir durante un largo período de tiempo en el seno de distintas tribus de Transjordania. La originalidad de su método de investigación raciológica consistió en la renuncia a los zoologismos de las teorías raciales convencionales, nacidas de la herencia del darwinismo, en las que al hombre se las considera un simple animal más evolucionado que el resto. Clauss renunció a las comparaciones demasiado elementales entre el hombre y el resto de animales y focalizó sus investigaciones en las expresiones del rostro y del cuerpo, que son específicamente humanas, sin olvidar su alma y carácter.

Clauss explotaba así los diferentes resortes de la fenomenología para elaborar una raciología psicologista (o una "psico-raciología") que conlleva la comprensión del otro lejos de toda xenofobia. Desde esta óptica, admitirá la diferencia, insuperable e inimitable, del Otro, aceptando la pluralidad de los caracteres humanos, la variedad de formas de ser-hombre, y rechazando toda lógica de homologación y de centralización restrictiva.

Ludwig Ferdinand Clauss fue discípulo de gran filósofo y fenomenólogo Edmund Husserl. Estuvo también influido por Ewald Banse (1883-1953), un geógrafo que estudió antes que Clauss el impacto del paisaje en la psicología, de la ecología sobre la mente. Estas teorías casaban mal con aquellas otras de carácter biologista propias del nacional-socialismo. Los adversarios de Clauss consideraban que éste rehabilitaba con sus teorías el dualismo cuerpo/alma, tan caro a las doctrinas religiosas cristianas y, en consecuencia, contrarias a las darwinistas stricto sensu. Clauss consideraba que la dimensión psíquica y espiritual del hombre pertenecen a un nivel diferente de aquellas otras características de índole somático y biológico. Clauss, efectivamente, demostró que los cuerpos, los rasgos raciales, eran la expresión material de una realidad espiritual/psíquica. En última instancia, tanto el espíritu (Geist) como el alma (Seele) son primordiales en la forma del cuerpo. Después de las teorías postfenomenológicas de Clauss, una raza que nos es extraña, diferente, deberá, pues, ser evaluada, no con relación a superioridad corpórea alguna, de unos rasgos raciales somáticos, sino por su interioridad psíquica. El antropólogo deberá, en consecuencia, vivir en el entorno natural de la raza que estudia. Razón por la cual Clauss, influido por los acontecimientos en Alemania, comienza por estudiar la componente nórdica de la población alemana en su propio biotopo, constatando que esta componente étnica germano-escandinava es la de una "raza que tiende a la acción", según sus propias palabras, expresándose a través de impulsos fríos y una preocupación por los resultados tangibles. El medio geográfico originario de la raza nórdica es el bosque que cubría la Europa central en la antigüedad.

El Gran Bosque ha marcado a los europeos de origen nórdico como el desierto ha influido decisivamente a árabes y a beduinos. La traza literaria más significa que corrobora esta nostalgia por el bosque primordial entre los germanos se encuentra en el primer libro que evoca el relato del Evangelio en lengua germánica, editado bajo los auspicios de Luis el Piadoso. Dicha obra, titulada Heliand(El Salvador), cuenta, de manera épica a los germanos de la antigüedad tardía y de la alta Edad Media, los episodios de la vida de Jesucristo, quien no tiene los rasgos de un profeta del Oriente próximo, sino los de un sabio errante dotado de características guerreras y de un carisma luminoso, capaz de arrastrar a una falange de vigorosos discípulos. Para traducir los pasajes relativos al retiro que Jesucristo llevó a cabo durante cuarenta días en el desierto, el traductor medieval no habla de desierto ni utiliza vocablo germánico alguno que designe una vasta extensión de arena y rocas, desolada e infértil, sin vegetación ni sobras. Escribió sinweldi, que significa "bosque sin fin", espeso e impenetrable, henchido de una gran variedad de esencias y abrigo de innumerables formas de vida. Así, para meditar, para reencontrarse en la soledad, frente a Dios, frente a la virginidad no condicionada de los elementos, el germano se dirige no al desierto que, por otra parte, no conoce, sino al gran bosque primordial. El bosque es protector y salir de él equivale a volver a un "espacio no protegido" (véase la leyenda del noble sajón Robín de los Bosques y la fascinación que aún hoy continúa ejerciendo en el imaginario de niños y adolescentes). La idea de bosque protector es fundamentalmente diferente de la de desierto que abre las puertas de lo Absoluto: implica una visión del mundo más plural, que abraza una mayor multiplicidad de formas de vida vegetal y animal, que además están interrelacionadas en todo orgánico, globalizador y protector.

El homo europeus o germanicus no ha tenido tiempo de forjar y codificar una espiritualidad completa y absoluta del bosque y, en la actualidad, que no conoce el desierto interior, al contrario que beduinos y árabes, carece de bosques a través de los cuales entrar en contacto con lo Incondicionado. De hecho, cuando Ernst Jünger habla del "recurso al bosque", de adoptar la figura delWaldgänger, en realidad está formulado una abstracción, una hermosa abstracción, pero no más allá de una abstracción en la medida en que el bosque ya no existe salvo en forma de atávicos y vagos recuerdos. Los descendientes de los hombres de los bosques han inventado la técnica, la mecánica (Clauss la llama Mechanei), que pretende ser un ersatz, un sucedáneo de la naturaleza, un paliativo con el que se pretende resolver todos los problemas que la vida plantea, pero que, al final, no deja de ser una construcción en lugar de una germinación dotada de memoria interior (código genético). Sus ancestros, los cruzados, se habían doblegado ante el desierto y ante su poder implacable. Las psicologías humanas no son intercambiables de manera arbitraria: un hombre del bosque no se convierte en un hombre del desierto y viceversa, a pesar de las migraciones sobre la superficie del planeta.

Clauss aplicó de manera concreta (y personal) su método psico-raciológico entre los beduinos que viven en el desierto del Neguev, convirtiéndose al Islam y adoptando su modo de vida. De esta experiencia extrajo una visión interior del mundo árabe y una comprensión directa de los fundamentos psicológicos del Islam, fundamentos que revelan el origen desértico de esta religión universal.

Tras el derrumbe del III Reich, Clauss editó varias novelas cuyo telón de fondo será el desierto y el mundo árabe, puso sus trabajos al día y publicó un estudio muy profundo sobre el Islam, convirtiéndose así en uno de los escasos alemanes en conocer acabadamente dicho universo. La mística árabe-beduina del desierto desemboca en una adoración por lo Incondicionado, en una sumisión del creyente por lo Incondicionado. Para el beduino (esto es, para el árabe más auténtico), el ideal de perfección consiste en liberarse de los "condicionantes" que le apartan de su relación con lo Absoluto. El hombre perfecto es aquel que se muestra capaz de superar sus pasiones, sus emociones, sus intereses. El elemento fundamental de lo que es divino, desde esta perspectiva, es el istignâ, la ausencia total de necesidades. Pues Dios, que es lo Incondicionado, no tiene necesidades, ni debe nada a nadie. Únicamente los seres humanos son deudores: son los responsables de encauzar sus vidas, recibidas de Dios, de forma que plazcan a Dios. Esta tarea de conformación vital constante se dirige contra la incompetencia, el descuido, la negligencia, pecados a través de los cuales el hombre sucumbe, al perder su humildad y la conciencia de su indigencia ontológica. Es contra los que quieren persistir en el error contra los que el Islam llama a la Jihad. El creyente quiere someterse al orden inmutable y generoso que Dios ha creado para el hombre y debe luchar contra las artificiosidades de los "asociadores", quienes arbitran argumentos que van contra el sentido de su interés y priman las pasiones mal dominadas. El dominio de los "asociadores" conduce al caos y a la decadencia. Reflexiones importantes en el momento en que la diáspora musulmana es forzada interior y exteriormente por toda suerte de manipuladores ideológicos y mediáticos. Clauss estaba fascinado por esta exigencia ética, incompatible con las modas funcionales de la poliquitería europea convencional. Y esto es precisamente lo que no se le perdonó.

Ludwig Ferdinand Clauss murió el 13 de enero de 1974 en Huppert, en la región de Taunus. Considerado por los musulmanes como uno de los suyos, y por los europeos conscientes como el intelectual que mejor ha comprendido el carácter étnico europeo, por los judíos como un "hombre justo" —quien además ha llegado a ser homenajeado en Israel—, recientemente ha sido vilipendiado por los periodistas de la claque antifascista de París, entre los que hay que destacar a René Schérer, quien habitualmente utiliza como pseudónimo "René Monzat". Para este Schérer-Monzat, el raciólogo Clauss no habría sido otra cosa que un fanático nazi, en la medida en que sus preocupaciones de orden raciológico no serían sino una deriva de aquella ideología vencida en 1945. Schérer-Monzat se nos muestra así, de esta manera, como una de las más patéticas víctimas del maniqueísmo y la incultura contemporáneas, donde la moda de la reductio ad Hitlerum se ha convertido en una manía embrutecedora. Al contrario de lo que piensan y escriben los intelectualillos antifascistas, Clauss es la quintaesencia del respeto por el Otro, respeto que se concreta en no expulsar al Otro de su contexto primordial sino de fusionarse con él en su medio original. Provocar extrañas mezclas, entregarse al desorden, pretender experimentar con uniones imposibles, no es prueba de respeto por las culturas que nos son ajenas.

 

Bibliografía de Ludwig Ferdinand Clauss

 

 

 

Die nordische Seele. Artung. Prägung. Ausdruck, 1923.

Fremde Schönheit. Eine Betrachtung seelischer Stilgesetze, 1928.

Rasse und Seele. Eine Einführung in die Gegenwart, 1926.

Rasse und Seele. Eine Einführung in den Sinn der leiblichen Gestalt, 1937.

Als Beduine unter Beduine, 1931.

Die nordische Seele, 1932.

Die nordische Seele. Eine Einführung in die Rassenseelenkunde, 1940 (ed. completa de la precedente).

Rassenseelenforschung im täglichen Leben, 1934.

Vorschule der Rassenkunde auf der Grundlage praktischer Menschenbeobachtung, 1934 (en colaboración con Arthur Hoffmann).

Rasse und Charakter, Erster Teil: Das lebendige Antlitz, 1936 (la segunda parte no apareció).

Rasse ist Gestalt, 1937.

Semiten der Wüste unter sich. Miterlebnisse eines Rassenforschers, 1937.

Rassenseele und Einzelmensch, 1938; König und Kerl, 1948 (obra dramática).

Thuruja, 1950 (novela).

Verhüllte Häupter, 1955 (novela).

Die Wüste frei machen, 1956 (novela).

Flucht in die Wüste, 1960-63 (versión para jóvenes de Verhüllte Häupter).

Die Seele des Andern. Wege zum Verstehen im Abend- und Morgenland, 1958.

Die Weltstunde des Islams, 1963.

 

Bibliografía sobre Ludwig Ferdinand Clauss

 

 

Julius Evola, Il mito del sangue, Ar, Padua, 1978 (trad. franc.: Le mythe du sang, Editions de l’Homme Libre, París, 1999).

Julius Evola, "F.L. Clauss: Rasse und Charakter", recensión en Bibliografia fascista, año 1936-XI (publicado en J. Evola,Esplorazioni e disamine. Gli scritti di ‘Bibliografia fascista’, Volume I, 1934-IX-1939-XIV, Edizioni all’Insegna del Veltro, Parma, 1994).

Léon Poliakov/Joseph Wulf, Das Dritte Reich und seine Denker. Dokumente und Berichte, 2ª ed., Fourier, Wiesbaden, 1989 (Poliakov y Wulf reproducen un documento redactado por el Dr. Walter Gross y fechado el 28 de marzo de 1941, donde no sólo se cuestiona a Clauss, sino que se propone silenciar sus obras, se afirma que es un personaje "vanidoso" y que tiene una maestra judía).

Robert Steuckers, "L’Islam dans les travaux de Ludwig Ferdinand Clauss", en Vouloir, ns. 89-92, julio de 1992.

 

[Traducción de Damián Verde]

http://usuarios.lycos.es/INFOEUROPA/archivo35.html

 

 

 

Islam y Europa

Quién diga que el Islam no es europeo...

 

Mezquita de Ivje, Bielorusia

Mezquita tártara de Novogrudok, Bielorusia

 

Mezquita tártara de Bohoniki, Polonia

 

Mezquita tártara de Kruszyniany, Polonia

 

 

Mezquita de Nemėžis cerca de Vilnius, Lituania

 

Mezquita de Kaunas, Lituania

 

Mezquita de Suleyman en Rodas, Grecia

 

 

Mezquita de Sinan Pasha en Prizren, Kosovo

Mezquita de Koski Mehmed Pasha en Mostar, Bosnia

Desde las modestas mezquitas de madera tártaras a las hermosas mezquitas de los Balcanes, el Islam desde hace ya siglos es parte de nuestra Europa.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

Ahmadineyad felicita la navidad a sus homólogos cristianos

 Teherán, Irán. IRNA. 25 de diciembre de 2008

El presidente de Irán, Mahmud Ahmadineyad, ha enviado sendos mensajes de felicitación a sus pares cristianos con ocasión del inicio de la navidad.

 

A continuación damos la traducción íntegra de este mensaje de esta misiva navideña enviada a los presidentes de los países cristianos.


En el Nombre de Dios, el Clemente, el Misericordioso:

Felicito el bendito aniversario del nacimiento de Jesucristo, sobre él sea la paz, anunciador de la paz, la libertad y la justicia y doy también mis sinceras felicitaciones a todos los seguidores de las religiones divinas y a todos los cristianos del mundo por la llegada del año 2009. La humanidad se enfrenta hoy a problemas y desafíos y está sedienta de espiritualidad, justicia y afecto.


Espero que, a la luz de las dádivas de Dios y que con la llegada del nuevo año de la era cristiana, la justicia, el honor, el respeto y la igualdad a la sombra de los puntos en común que tienen las religiones abrahámicas se encauce hacia el progreso y la institucionalización de los principios morales.


Deseo que se establezca la paz, la concordia, la seguridad y el entendimiento en el mundo y le pido al Altísimo salud y un éxito cada día mayor así como un año de dicha y felicidad para los cristianos, y honra y honor a todos los monoteístas.


Mahmud Ahmadineyad

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres