Blogia
M O Q A W A M A

Carta del escritor José Luis Ontiveros

 

 

Excelentísimo Señor Embajador de la República Islámica de Irán en México,

Doctor Ghadiri Abyaneh
Presente

Me dirijo a su Excelencia en estos momentos de acoso e intentos de descrédito de la Revolución Islámica que condujo el Imán Jomeini, que Alá guarde en su Trono, en contra de la tiranía del Sha Reza Palevi y de su corrupta monarquía, enfrentado un desafío mayúsculo durante un largo periodo de resistencia, martirio y persecución que finalmente lograron derrocar en el glorioso 1979, año 1400 de la Hégira, a ese poder antiislámico y antipopular, derivado de la conspiración internacional sionista y de los gobiernos colonialistas del podrido Occidente, especialmente de Estados Unidos y Gran Bretaña, así como de Israel, centro y metrópoli de las acechanzas que han sufrido los pueblos del mundo en defensa de sus derechos soberanos y de sus raíces identitarias.
Yo y mi esposa Julieta tuvimos oportunidad de escuchar su brillante conferencia en el pabellón -el más grande e interesante de todos los países- que la República Islámica de Irán montó con motivo de la semana de intercambio cultural entre las ciudades del mundo y la ciudad de México, de acuerdo a la antigüedad, refinamiento y sabiduría de su gran nación, hace apenas un poco más de una semana, el sábado 13 de junio, cuando su Excelencia se refirió al proceso electoral en Irán y leyó los resultados de los comicios presidenciales en que aventajaba claramente el actual presidente reelecto Mahmud Ahmanidejad, que se ha distinguido por ser el único estadista en el orbe que ha negado con datos estadísticos incontrovertibles el falso holocausto judío durante la segunda guerra mundial que ha dado por resultado el genocidio que padece el heroico pueblo palestino, los países árabes como Irak, que ha sufrido de una guerra salvaje y cobarde de agresión dirigida contra la población civil, el terrorismo de las bombas de racimo y de uranio y la destrucción de su identidad y memoria histórica por parte de Estados Unidos e Israel, considerando que emplearon al dictador Saddam Hussein -en ese tiempo marioneta de Occidente para que realizara su proditorio ataque a Irán para aniquilar su revolución y en que se usó gas tóxico proporcionado por EU, Israel, Francia e Inglaterra-, y los propósitos de exterminio de pueblos con nobleza y un gran legado lírico y legendario como Afganistán, -Ariana Antiqua- que ha demostrado su capacidad de resistencia ante los imperialismos británico, ruso, soviético, estadounidense y de sus socios európidos de la organización criminal de la OTAN, junto con la instauración de poderes locales bastardos en el mundo musulmán que traicionan y son claramente apóstatas respecto a las enseñanzas del Profeta Mahoma, que nos guíe y bendiga, y de la ley coránica, de tal modo que como Usted lo demostró la Revolución Islámica de Irán y el régimen del presidente Ahmanidejad se ha empeñado en el uso de la energía atómica con fines pacíficos, la diversificación económica y diplomática de Irán y un impulso decisivo en su desarrollo e investigación tecnológica, infraestructura petrolera y en el avance cultural, educativo, artístico y cinematográfico de la juventud iraní, en el papel de la mujer que ha recuperado su dignidad frente al consumismo occidentafílico de la prostitución de las más altas cualidades femeninas, y principalmente, en el orgullo legítimamente patriótico de pertenecer a esa gran nación islámica. Sólo cabría agregar que su Excelencia dio la conferencia en un abierto debate público, sin ningún aparato de protección ni guardias, con un tono comedido y sencillo, profundo, lúcido y directo con plena libertad de expresión y pensamiento.
Actualmente los medios de información occidentales que reproducen las matrices ideológicas del sionismo en el mundo, tratan de empañar y desfigurar la gesta democrática, la verdadera democracia directa del régimen popular iraní, y la ejemplar participación del pueblo -en un 85 por ciento- en las elecciones celebradas que han dado una holgada y más que suficiente ventaja al presidente Ahmanidejad sobre su más cercano competidor el muy dudoso Mirhosein Musavi, con todo y las deficiencias que se presentan en los comicios en cualquier parte del mundo, y que han sido revisadas por el Consejo de Guardianes de la Revolución de una manera sincera y leal, en que se han detectado irregularidades que no anulan la elección ya que ésta pese a sus errores ha sido en general irreprochable, con una alto sentido cívico del pueblo musulmán de Irán y un claro contrate frente al abstencionismo que aqueja a las democracias occidentales generalmente formas de dominación colonial de Estados Unidos e Israel y de las plutocracias apátridas que han conducido a la democracia representativa formal occidental a su mayor crisis histórica de legitimidad.
Si bien la conducta de un sector burgués en la sociedad iraní presenta los riesgos del huevo de la serpiente plutocrática, hijos de papá protestones y marcusianos, inconformistas de terciopelo, enajenados por el consumismo occidental que quisieran ver doblegado a Irán y entregado a una lucha fratricida que auspicia Estados Unidos, Gran Bretaña e Israel y la Unión de Invertebrados Európidos conocida como Unión Europea, -teniendo el régimen revolucionario iraní pleno respeto por las minorías religiosas cristiana, judía y mazdeísta-, se ha pretendido tergiversar la voluntad popular y soberana del pueblo iraní, base misma del poder revolucionario islámico, tratando de minar desde dentro, -en un proceso de autodemolición-, que tiene una red de cómplices internos en Irán, manejados desde la City, Wall Street y los suburbios de París, y cuyo centro de inteligencia reside en Tel Aviv y en Washington, mascarada lamentable que ha usufructuado el libertinaje de los niños-nice, de los niños ye-ye chillones que maman sus biberones desde los barrios privilegiados del norte de Teherán y lanzan sus videos en la red de Internet escupiendo sobre la memoria de los mártires que enfrentaron a la Savak, la terrible policía política de la tiranía Palevi, mas todo ello lo hacen proclamando fársicamente que respetan el Islam y sin romper con la revolución iraní pese a que intentan retar las directrices del líder supremo, heredero del Imán Jomeini, el gran Ayatola Ali Jamenei y atentan contra la libertad, soberanía e independencia de Irán.
El blanco de estos ataques es aparentemente el presidente Ahmanidejad, en realidad, busca destruir la revolución con un ala reformista, de tránsfugas y desertores, infiltrados en la revolución iraní, que preparan un golpe mortal y definitivo que equivalga a la guerra civil y a una profunda regresión política antiislámica, en algo semejante por su espíritu a la apostasía que se dio luego de la muerte del Profeta Mahoma, que nos guié y guarde, y que se conoce en la historia del Islam como las guerras de la ridda, cuando en Ghadir Kun había ya nombrado como su sucesor al Imán Alí, su primo y yerno y el primer creyente en el mensaje del Profeta, en la tradición del chiísmo, se produjo una negación de varias tribus que desconocían las enseñanzas coránicas.
Por todo ello, quiero expresar mi más profunda solidaridad a su Excelencia, el embajador de la República Islámica de Irán en México, Doctor Ghadiri Abyaneh, y al noble pueblo musulmán de Irán, al señor presidente Mahmud Ahmanidejad, a la milicia islámica popular de los basiyís, a los Guardias revolucionarios o Pasdarán, a los logros sociales, políticos, culturales, económicos y tecnológicos de los 30 años de revolución islámica y a la conducción del líder supremo y heredero del Imán Jomeini, el gran Ayatola Ali Jamenei. ¡Allahu Akbar!

José Luis Ontiveros
Escritor y periodista mexicano

Extraida de http://revistaciudaddeloscesares.blogspot.com/2009/06/dossier-iran.html

 

 

 

Revista Siempre, México, domingo 19 de febrero de 2006. 

Hipócrita Occidente
El Islam privilegia la tolerancia

Por: José Luis Ontiveros

El 27 aniversario de la victoria de la Revolución Islámica del Ayatola Jomeini en Irán, que significa Patria de los arios, en que logró el derrocamiento de la marioneta imperialista del Shá, del Mossad que lo apoyaba, y que produjo temor pánico en el podrido Occidente, en los regímenes laicos como la tiranía de Saddam Hussein y las monarquías serviles principiando por Arabia Saudita, que permite la profanación de los lugares santos del Islam, al ser base de la soldadesca yanqui, pone nuevamente en el debate la sacralidad del Islam y su aportación a la educación de Europa, posterior a la caída del Imperio Romano de Occidente.

El hipócrita Occidente olvida la historia, en que el Islam rescató el pensamiento helénico y las ciencias. Grandes pensadores lo han reconocido así entre ellos Goethe, Nietzsche y Le Bon, que dice al respecto: La Edad Media no conoció la antigüedad clásica, sino por los árabes; que durante 500 años las universidades de Occidente vivieron sólo de sus libros, y que desde el triple punto de vista material, intelectual y moral, son ellos quienes civilizaron a Europa. Así como la conversión de René Guénon.

El Islam privilegia la tolerancia que es el atributo 32 de los 99 que tiene Alá, en muy diversas aleyas (versículos) de El Sagrado Corán se insiste en que el Profeta Mahoma, no es dictador, sino albriciador y mensajero: Diles la verdad dimana de vuestro Señor; así pues, quien crea que crea, y quien quiera que no crea (XVIII, 29).

De ahí que sólo la propaganda sionista que domina a Occidente puede explicar la islamofobia. Las caricaturas del Profeta Mahoma atentan contra la identidad profunda del ser islámico en aras de una inexistente libertad de expresión, como lo ha señalado el presidente iraní Mahmud Ahmanidejad: Se permite insultar al profeta Mahoma invocando la libertad de prensa pero se prohibe investigar sobre el Holocausto.

El Holocausto es una mentira histórica tal como lo prueban los libros de Paul Rassiner, socialista, quien estuvo internado en Buchenwald y Dora, The Leuchter Report, el primer análisis forense en Auschwitz, así como el judío revisionista Norman Finkelstein autor de La industria del holocausto y la crítica al sionismo del judeo-estadounidense Noam Chomsky.

¿Hasta cuándo la libertad de expresión en Occidente tendrá puestos los grilletes de la mitificación del rentismo victimatorio judío? ¿Hasta cuándo se vivirá en una atroz falsedad?

Extraido de http://www.tsunamipolitico.com/elislam4.htm

 

 

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

2 comentarios

Antichapas -

A Jose Luis Ontiveros se le ha olvidado los puntos y seguidos.
En efecto, Mahmud Ahmadineyad no ha negado el Holocausto. Lo que ha hecho es denunciar la hipocresía de Occidente, que tanto presume de libertad de expresión e investigación y se dedica a dar lecciones al mundo, y sin embargo NO TOLERA LA LIBERTAD PARA CUESTIONAR el holocausto porque lo ha elevado a dogma.
Y un dato histórico: el sucesor de Mahoma fue Abubácar, no Ali. Las guerras de la ridda las dirigió el califa Abubácar.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

Cordura -

Interesante. Sin embargo, aparte de que este autor escribe muy mal (resulta verdaderamente difícil seguir sus líneas), yerra al dar por hecho que Mahmud negó el Holocausto. Lo que hizo, más bien, fue cuestionar el dogma (algo muy distinto). Si un supuesto partidario suyo afirma que lo negó, está haciéndole un flaco favor a Irán, ya que el Imperio se ha servido de esa tergiversación, entre otras, para profundizar en su campaña de acoso a ese país.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres